La Atención Centrada en la Persona surgió durante los movimientos humanistas de los años sesenta desarrollados por Carl Rogers. Este autor, consideraba que la persona debía ser el centro de atención. En este sentido, Rogers acuñó el término `cliente´ en detrimento del término `paciente´. Según él, el paciente se quedaba paralizado dejando el 100% de su recuperación en manos de un equipo sanitario, mientras que el cliente formaba parte activa de dicho proceso.

En los años noventa, Tom Kitwood comenzó a trabajar desde estos movimientos e implantó el término de Atención Centrada en la Persona con Demencia. En su libro Dementia Care Centred, aboga por elementos como el confort, el apego, la identidad, la ocupación o la inclusión como base para permitir que los clientes de centros residenciales mejoraran su calidad de vida. A partir de este momento, se comenzó a trabajar la Atención Centrada en la Persona en el entrono residencial, donde aumenta el espacio individual y la autonomía de cada persona respecto a las necesidades del centro.

Dada la situación esgrimida, se ha propuesto una implementación paulatina del modelo de ACP en diferentes etapas, provocando un proceso que derive en los cambios necesarios para que los mayores del centro ganen autonomía, generen empoderamiento y mejoren su calidad de vida. Para ello, es necesario que todo el personal de la residencia tome conciencia de la necesidad de estos cambios dentro del centro para comenzar a crecer desde esa perspectiva.

lares FASE 1 2

lares FASE 3 4 5

lares TABLA

f r       f r       t r       in r